Aula Virtual

Te has preguntado alguna vez lo que te gusta de las personas que te gustan.¿ Y lo que te genera rechazo y te hace no sentir a gusto cerca de ciertas personas?

Hay persona maravillosas que desprenden una forma de moverse por la vida maravillosa. Allí por donde pasan generan un buen rollo y un bien estar que da gusto. En general, nos gustan estas personas y tendemos a acercarnos a ellas. Hay quien siempre tiene una buena palabra, una sonrisa esperando o una broma bien acertada para regalar.

Hay personas apagadas que caminan cabizbajas, que en sus conversaciones suelen existir quejas constantes (a lo que sea, se quejan simplemente) o que hablan de los problemas que les rodean. Y no puntualmente, sino que es su dinámica de vida. Viven en la queja, en darle más vueltas a esos problemas y en contarlos y recontarlos…

Podríamos pensar que las primeras, las que brillan, no tienen problemas. Pero no es así, estamos hablando de actitud frente a la vida.

Está claro, que hay veces que la vida nos da palos y brillar en esos momentos es muy complicado, es más, es muy sano dejar de brillar y poder atender a ese palo durante un tiempo. Pero las primeras, vuelven a su estado inicial de buen rollismo pasado un tiempo prudencial. Es la actitud de brillar.

Todas las personas tenemos un pasado, más o menos agradable que nos ha marcado y que puede reaparecer muchas veces sin darnos cuenta…. Sea como sea, tenemos el PODER de decidir si queremos brillar o no. Si queremos desprender buen rollo o negatividad …

El mundo necesita más personas que desprendan luz, porque ayudan a que poco a poco las comunidades se sientan mejor. Comunidades pequeñas como la familia, personas que trabajan juntas o que viven en el mismo bloque, comunidades escolares… todas necesitan más buen rollo. Y es cuestión de actitud.

Ahora bien, cómo podemos convertirnos en una de esas personas. Me encanta recomendar empezar por una regla muy sencilla: AMOR, HUMOR Y ENERGÍA.

AMOR: Busca esa parte tuya que ha sido capaz de sentir amor alguna vez. Todas las personas la tienen. Cierra los ojos cada día cinco minutos y trata de expandir esa sensación por todo tu cuerpo. Cuando te dirijas a alguien sea para lo que sea, hazlo desde esa parcela de tu cuerpo. Habla con amor, come con amor, camina con amor, vive con amor.

HUMOR: Decir las cosas con un toque de gracia puede ayudar mucho. Quizá has de practicar un poco. Puedes intentar hacer gracia y pasarte…. Pero un pequeño toquecito de simpatía puede facilitarte la vida. Está dentro de este punto el ser agradable y el sonreír. Caminar con cara de acelga no te va a ayudar. Practica cada día cinco minutos una buena cara. Cara de simpatía, una sonrisa. Puede que te parezca forzado pero con el tiempo será natural y acabarás sintiendo eso que tu cara expresa. Pruébalo!!!

ENERGÍA: tienes vida. Que se note! En cada acción pon conscientemente un puntito de tu energía. De ganas, de querer que salga bien. Un poquito de potencia. Si hablamos con un tono de voz tan bajo que ni se nos escucha…pronto dejarán de escucharnos… mira a los ojos cuando hables, da la mano con fuerza, abraza más de cinco segundos… saca tu energía.

Empieza a practicar desde hoy mismo!!!

¿Qué nos gusta de la gente?