Aula Virtual

Si las familias ayudan a favorecer la autoestima en sus hijos e hijas, les ayudarán a tener confianza en lo que pueden hacer, a estar deseosos de aprender nuevas cosas día a día, a tener una vida social aceptable y satisfactoria y sobre todo a poder disfrutar de lo que hace. En cambio, cuando la autoestima es baja, el niño o niña no logra desenvolverse adecuadamente en ningún medio que se le presente, no es capaz de disfrutar de sus actividades y se comienza a desarrollar en él un sentimiento de inferioridad. El niño o niña con una baja autoestima se vuelve sensible, preocupado por lo que los demás piensan de él y pierde todo interés en sus ocupaciones.

Pautas básicas para favorecer la autoestima infantil

Aceptación

Respeto

Límites

Apoyo

 

Lo principal es la ACEPTACIÓN de las familias hacia el niño o niña, tal y como es, con sus cualidades y defectos. El niño o la niña va creciendo, y la imagen que tiene de su persona, se va formando de lo que dicen de él/ ella  y de cómo lo tratan las personas que lo rodean. Si lo tratan bien, entonces siente que puede ser una persona valiosa; en cambio, si se le hace ver, por ejemplo: que es un inútil, fe@ o que estorba, entonces crecerá con la idea de que es una persona que no merece nada y que no es importante para los demás.

La aceptación del niñ@ se expresa, teniendo interés en sus cosas, preocupándose por su bienestar físico y emocional, participando en sus actividades y apoyándolo para resolver sus problemas.

A pesar de lo anterior, la aceptación no quiere decir que las familias acepten todo lo que el niño o niña hace, sino que lo entienden como una persona que tiene que ir aprendiendo cómo comportarse y reaccionar ante diversas situaciones. Una buena manera de hacerle sentir al niño o niña que es aceptado,  es escucharl@.

 Si los niños y niñas se sienten aceptados en la familia y en la escuela, posteriormente les será más fácil convertirse en miembros importantes de su barrio o de otros grupos sociales ( compañeros de clase, boy-scouts, equipo de fútbol).

 

La segunda característica para formar los sentimientos de autoestima en el niño o niña es el RESPETO. Cuando los adultos les gritan a los niños o niñas, se burlan de ellos o los callan diciéndoles que no saben de lo que hablan, los niños o niñas  pueden reaccionar pegando a otros niños o niñas o discutiendo. A lo largo de la vida les parecerá natural que otras personas los traten de la manera en que fueron tratados.

Se ha visto que la mejor  manera de cambiar las conducta inadecuadas de los niños o niñas y la baja autoestima, es modificar la  manera en que se les trata. Cuando los padres/madres o adultos que rodean al niño o niña muestran más respeto, interés y preocupación hacia ellos, automáticamente cambian la manera en la que se sienten.

 

La tercera condición para formar la autoestima son los LÍMITES. Esto es, lo que para las familias está permitido y aceptado y lo que no. Los límites son muy  importantes para el niño o niña porque le sirve de guía para saber lo que se espera de él o ella. Si el niño o niña puede saber lo que sucede si obedece o desobedece las reglas, se sentirá más seguro/a. Sin los límites no tiene forma de saber si está actuando bien o no.

Los límites deben de ser claros, es decir, definir lo que se espera y cómo se espera que se cumpla; también las sanciones en caso de que no se haga lo que se especificó. Los padres y madres deben de poner las reglas para que se cumplan, explicándoles abiertamente.

 

La cuarta característica para favorecer la autoestima es el APOYO. Cada niño o niña debe aprender qué es lo que quiere, a tomar sus propias decisiones, a fijarse sus metas y a cumplirlas. Cuando los niños o niñas saben lo que quieren hacer, cómo lo van a lograr y lo que les falta para cumplirlo, dirigen todo su esfuerzo hacia esa meta y sienten mucha satisfacción cuando la alcanzan. Esto se logra poco a poco, dejando que el niño o niña vaya escogiendo, por ejemplo, su material escolar, su ropa, las actividades que les gustan, etc. Las mismas actividades serán su recompensa y no necesitará del estímulo de otras personas para sentirse bien.

El reconocimiento de los éxitos en la familia y en la escuela, desarrollan  el orgullo familiar, escolar y el sentido de pertenencia a un grupo en el que se considera valios@.

Pautas para las familias para favorecer la autoestima de nuestr@s hij@s