Aula Virtual

¿Qué puedo regalar en Navidad a mis hijos? Ésta es una pregunta que todos nos hacemos cuando se acercan las fiestas navideñas. Queremos dar ilusión y alegría a los más pequeños de la casa llenándolos de regalos, haciendo que abran y abran paquetes sin parar, pensando que así tendrán unas fiestas inolvidables. ¿Pero cuál es el verdadero significado de la Navidad? ¿Es sólo un intercambio de regalos? ¿Una época donde el consumismo acaba siendo la esencia de estas fiestas? La Navidad se tiene que traducir en amor y generosidad, es una época en la cual compartimos momentos con las personas que queremos, intercambiamos emociones y deseos, recordamos aquellos que ya no están con más fuerza y disfrutamos de cada pequeño instante con los nuestros, haciéndolos mágicos, porque la Navidad no deja de ser una época llena de magia, donde la imaginación y la ilusión dan sentido a todas estas fiestas.

Actualmente nos encontramos en una sociedad donde el consumismo acaba siendo un aspecto indispensable de nuestras vidas. La publicidad y el entorno nos incrementa el deseo de comprar y comprar, hasta el punto de no saber que comprar o regalar, porque todos tenemos de todo. Por eso, es importante no excedernos con los regalos para las fiesta navideñas, y escoger cada uno de forma sensata, no comprar por comprar. Este hecho se hace aún más complicado cuando los diferentes miembros de la familia también quieren hacer un regalo, porque la cantidad de éstos se ve incrementada. Por eso es aconsejable pensar bien y proponer a los familiares que compren también ropa, cuentos, o cosas que pueda necesitar el niño o niña. De esta manera el número de juguetes también será menor, y por tanto, los niños podrán disfrutar plenamente de los juegos que les han regalado. Porque cuando se dispone de mucho, se corre el riesgo de que el interés del niño disminuya y, por tanto, que no valore de la misma manera cada obsequio. Este exceso de juguetes también anula la fantasía y la imaginación de los más pequeños, y acaba provocando aburrimiento y desinterés. ¿Cuántas veces nos hemos encontrado con niños/as, que tienen todo tipo de juguetes, y aún así, están jugando con un palo o con cualquier cosa que encuentran? Por esto es importante que los regalos estén bien elegidos y seamos coherentes con lo que regalamos.

Como dijo el filosofo Jose Luis Lopez Aranguren (1909 – 1996) “Buscamos felicidad en los bienes externos, en las riquezas, el consumismo es la forma actual del súmmum bonum (el bien máximo). Pero la figura del “consumidor satisfecho” es ilusoria; el consumidor nunca está satisfecho, es insaciable y, por tanto, no es feliz.”

Durante estas fiestas tenemos que enseñar a los más pequeños el significado real de la Navidad y a disfrutar de la magia de ésta. Dar más importancia al estar en familia, ir a ver las luces de la calle, inventar historias delante del árbol, juntarse y celebrar unidos las fiestas, adornar la casa, ayudar a los demás, etc. Y que los niños/as aprendan a disfrutar de estas fiestas no solo por los obsequios, sino por todo lo que comportan, cada momento vivido en familia.
Por eso, estas Navidades, desde el centro de psicología Ana Pilar Ros aconsejamos que no hagáis un exceso de regalos a vuestros hijos, sino que regaléis aquello que realmente necesitan y/o quieren. Y recordad que el regalo más grande que les podéis dar, es disfrutar con ellos de todos los momentos que podáis durante estas fiestas y jugar unidos, porque vuestro tiempo es lo realmente importante para ellos.

UN JUGUETE PARA JUGAR CON LOS PAPAS ES MIL VECES MEJOR QUE DIEZ JUGUETES PARA JUGAR SOLO

Como hace referencia el filosofo Eric Hoffer (1902 – 1985) “Nunca se puede conseguir bastante de lo que no es necesario para hacerte feliz”

 

 

Patri.

 

 

Lo importante de la Navidad ¿Los regalos?