Aula Virtual

Durante las vacaciones los niños y las niñas tienen mucho tiempo libre, a veces incluso se aburren porqué ya no saben qué más hacer. Desde el Centro de psicología y logopedia Ana Pilar Ros os proponemos algunas actividades y juegos que podéis realizar junto con vuestros hijos e hijas que, aparte de pasar un buen rato, servirá para estimular y potenciar el lenguaje oral.

Podéis aprovechar cualquier situación para trabajar el lenguaje de vuestros hijos e hijas. Es en los contextos más familiares y en las rutinas del día a día cuando los más pequeños tienen mayor facilidad para expresarse y generalizar todos aquellos aprendizajes que se van realizando.

A continuación, se exponen actividades de las que podréis disfrutar estas vacaciones en familia:

  • Planificar el día: es importante que los niños y niñas puedan anticipar aquello que harán. Además, esto les da una mayor seguridad y confianza en sí mismos. Por eso, el día anterior podéis planificar con vuestros hijos e hijas qué actividades haréis al día siguiente. Primero, tendréis que encontrar el momento en que estéis toda la familia y podáis hablar tranquilamente. Entonces iréis explicando el plan, o si no tenéis ninguna idea planeada, cada uno puede ir proponiendo diferentes actividades y luego escoger la que más os guste. Posteriormente, podrán hacer una lista escrita con las diferentes tareas o hacer un dibujo, según la edad.
  • Hacerlos partícipes de las rutinas cuotidianas: aunque cuando estamos de vacaciones cambiamos nuestras rutinas, hay algunas que siguen siendo las mismas, como por ejemplo: ir a comprar, limpiar la casa, hacer la comida, etc. Ya que los niños y las niñas tienen tiempo libre, podéis aprovechar para hacerlos partícipes de estas tareas. Si vais a comprar, por ejemplo, podéis preparar la lista de la compra con ellos y después ir conjuntamente al supermercado. Allí podéis enumerar lo que vais viendo, lo que vais comprando, ir describiendo los productos y que la otra persona adivine qué es, etc. También se puede aprovechar el momento de hacer la comida para estimular el lenguaje, podéis describir los ingredientes que se necesitan, que el niño o niña sean los chefs y que vayan diciendo los pasos que se tienen que seguir… Y así con las diferentes actividades del día a día. De esta manera, vuestros hijos e hijas irán ampliando su vocabulario de una manera natural y divertida.
  • Juegos en familia: jugar todos juntos a juegos de mesa, como el Linze, que consiste en buscar en un tablero las imágenes que se van cogiendo. Una vez encontrada la imagen, podéis hacer una frase con ella o inventar historias. También podéis improvisar juegos como: “Qué tengo en el coco” en el cual solo se necesita un papel y un bolígrafo. Uno hace un dibujo de algún objeto o escribe la palabra y se lo engancha al de su derecha en la cabeza. El resto tendrá que ir describiendo el objeto hasta que el otro lo adivine. También se pueden hacer preguntas de sí o no para adivinar el objeto. También podéis jugar al juego de la mímica, al tabú, etc. Con estos juegos, fomentaréis la relación y comunicación en la familia y vuestros hijos ampliarán su vocabulario y potenciarán su lenguaje oral.
  • Juegos auditivos: para presentar un adecuado desarrollo del lenguaje es muy importante tener unas buenas habilidades auditivas. Por eso, podéis hacer también actividades para trabajar este aspecto. Se puede jugar en la calle, en casa, en el parque, allí donde estéis. Consistirá en identificar los sonidos que vayáis escuchando según el sitio donde estéis. Primero identificar el sonido y luego podéis intentar adivinar de qué se trata. También podéis jugar a imitar diferentes sonidos.
  • Denominación de objetos: esta actividad también se podrá realizar en cualquier lugar. Es parecido al “Veo, Veo”, consiste en ir denominando todo aquello que vais viendo. También podéis describir algún objeto que veáis y que la otra persona intente adivinar de qué se trata.
  • Hacer frases del entorno: se parece a la actividad anterior, pero en vez de decir únicamente el nombre del objeto, se tendrá que hacer una frase de aquello que vais viendo, por ejemplo: “La señora anda por la acera”, “El perro está al lado del árbol”.
  • Encadenamiento de palabras: este juego consiste en decir una palabra y que la siguiente persona diga otra palabra que empiece por la última letra de la palabra anterior. Y así sucesivamente. También se puede hacer con la última sílaba de la palabra anterior.
  • Inventar frases encadenando palabras: esta actividad consiste en que una persona dice una palabra, la siguiente persona debe decir la palabra anterior y aportar una de nueva, así hasta formar una oración. Por ejemplo:
    Persona 1: La
    Persona 2: La niña
    Persona 3: La niña tiene
    Persona 4: La niña tiene una…
    Con esta actividad se trabaja la expresión verbal y paralelamente la memoria auditiva, ya que es necesario ir memorizando toda la secuencia de palabras.
  • Clausura del día: al final del día será bueno encontrar un momento donde juntaros toda la familia y comentar cómo ha ido. Recordar aquello que habéis hecho, explicar qué os ha parecido, cómo os lo habéis pasado, etc. Pasareis un rato agradable en familia y a parte favoreceréis la comunicación y la expresión oral de vuestros hijos e hijas.

Y sobre todo, ¡no os olvidéis de disfrutar!

 

Patri García

Estimular el lenguaje durante el verano