Aula Virtual

 

PREPARA LA SELECTIVIDAD EN 3 PASOS

 

1. Descárgate exámenes de selectividad  

En la página web https://www.selecat.cat/. Os recomendamos que os descarguéis cuantos más mejor, pero también debéis tener en cuenta que el formato de examen actual se incorporó en el 2007, por lo que si os descargáis exámenes anteriores veréis que cambian un poco.

2. Resuelve los exámenes antes de hacer los resúmenes

Durante el período de ESO nos han enseñado a que cada vez que empezamos un tema hay que resumirlo antes de presentarse al examen. Esta técnica funcionaba muy bien en la secundaria, pero es probable que ahora sea insuficiente. Bien, pues para preparar la selectividad os recomendamos el procedimiento inverso: primero resolved los exámenes y luego hacéis los resúmenes. ¿Nos hemos vuelto locas? Pues aunque a priori esta idea os parezca ilógica, a continuación veréis una serie de razones que la justifican:

a) Al hacer los exámenes primero, obligáis a vuestro cerebro a recuperar la información que habéis estado almacenando durante dos años. Aunque en un primer momento os de la sensación de que no recordáis nada, estamos seguras de que si os esforzáis, conseguiréis recordar mucho más de lo que podríais imaginar.

b)Este esfuerzo mental, no solo nos va ayudar a recuperar información que creíamos olvidada, sino que además, cuando hacemos dicho esfuerzo, nuestra memoria afianza más fuertemente aquella información que hemos recuperado y que nos ha sido útil para resolver un problema. Si directamente buscamos la información que necesitamos en el libro de teoría, no retendremos el contenido al mismo nivel que si nos hubiéramos esforzado en recuperarla.

Ya, pero ¿y si al intentar recuperar la información, ésta es errónea y lo que acabo haciendo es equivocarme al resolver el problema? ¿No habría sido mejor consultar directamente del libro de teoría y haberlo resuelto bien desde el principio?

Cuando las personas experimentamos un error por nosotras mismas tendemos a recordarlo y aprender de él mucho mejor que si leemos o nos hablan sobre cómo debemos hacer las cosas para no cometer-lo. Es por esto que es mejor intentar hacer primero el ejercicio sin consultar la teoría.

c) Con la realización de los exámenes veréis qué os cuesta más, y por lo tanto, en qué debéis invertir más tiempo al estudiar.

d) Si os ponéis a resumir los dos años de bachillerato que lleváis a las espaldas, llegará la selectividad, y todavía iréis por el contenido del primer curso. Es por eso que, realizar los exámenes antes de hacer los resúmenes, os ayudará a generar un filtro, es decir, a ver qué información es necesaria y qué información es más bien complementaria.

3. Corrígete tus propios exámenes a partir de los criterios de corrección oficiales

De este modo veréis qué es lo que puntúa y lo que buscan que sepáis. Os daréis cuenta que muchas veces no llegáis a la máxima puntuación por no redactar cosas que consideráis obvias y que, de haberlas puesto, os habría contado un 0,25 más. Esto nos lleva a un miniconsejo: no deis nada por obvio al redactar vuestras respuestas, contestad las preguntas como si el/la corrector/a no supiera de qué va la historia y, sobre todo, con buena presentación y estructura y sin faltas ortográficas (cualquier persona corrige un redactado con cuidado y detenimiento, si la que lo ha escrito también lo ha hecho).

¿Y en qué momento me hago un resumen?

Nosotras os recomendamos algo distinto al resumen tradicional. Os recomendamos que cojáis unos post-it o bien que dejéis el espacio equivalente en el lateral de cada ejercicio que resolváis. Este espacio os servirá para esquematizar aquella información que habéis necesitado para resolver el ejercicio. No os imaginéis que es un post-it rellenado completamente con una tipografía “Calibri” de tamaño “3”, es más bien esquemática, con siglas y referencias que os ayudarán de una manera práctica.

CÓMO ESTUDIAR PARA LA SELECTIVIDAD