Aula Virtual

Los celos entre hermanos es algo muy habitual. Los celos son respuestas emocionales  y subjetivas que experimentamos todos los seres vivos. Esta respuesta puede ser adaptativa en algunos niveles. Cuando se dan más de lo necesario dejan de ser positivos y puedes causarnos problemas relacionales y personales.

Los niños también pueden experimentar celos, de hecho una de las primeras experiencias que nos pueden hacer llegar a sentir celos, es la llegada de un hermano. En muchas ocasiones a los niños les cuesta mucho entender y aceptar esta nueva situación que se presenta en su vida.

A continuación, os dejamos algunos consejos que os pueden servir, por si os encontráis en esta situación con vuestro hijo.

 

  • No les compares.Cada niño es único, con sus características, necesidades y aspiraciones, por lo que no hay necesidad de colocarles etiquetas y, mucho menos, de compararles. Hay que  estar atentos porque a veces hacemos comparaciones sin darnos cuenta, como por ejemplo, cuando decimos: “el pequeño es más simpático, el mayor es más serio”. No lo decimos con mala intención pero observaciones de ese tipo pueden dar pie a los celos en el niño que se siente menospreciado.
  • Tienen que haber reglas iguales para todos que faciliten la convivencia y respeten la privacidad de ambos niños. Así los pequeños comprenderán que los padres no tienen ningún favorito y que ambos deben respetar el espacio y los juguetes del hermano.
  • No lo dejes en un segundo plano. A veces, no es lo que haces, sino lo que dices. Y es que la forma de expresión de los padres tiene un impacto enorme en los niños y puede desatar los celos. Por ejemplo, si tu hijo te pide ayuda y en ese momento estás dando de comer al bebé no le digas: “no puedo porque estoy alimentando a tu hermano”, porque así se sentirá desplazado. En su lugar, dile: “enseguida te ayudo, en 10 minutos estaré contigo”.

 

Si los celos ya están presentes, es importante que no se lo reproches, porque de esta forma, además de sentirse celoso, el niño también se sentirá culpable. Se trata de normalizar los celos, para lo cual es necesario que no niegues su existencia ni intentes esconderlos, asúmelos como algo natural. Escucha sus temores e intenta tranquilizarlo.

 

Si consideras que los celos de tu hijo le están haciendo sufrir, consultarnos.

Celos entre hermanos